PARQUE NATURAL DEL ESTRECHO
 
CASTILLO DE GUZMÁN EL BUENO
 

CRONOLOGÍA:
Mandado construir en el sigo X por Abderraman III, su nombre actual le viene dado por Alonso Perez de Guzmán “el Bueno” y la heroica gesta en la defensa de la ciudad contra el asedio musulmán de 1295.

ESTILO:
Arquitectura militar medieval

LOCALIZACIÓN:
El castillo de Tarifa se encuentra situado sobre un saliente elevado junto al mar, en la Plaza de Pedro Alfonso, s/n

HISTORIA:
Aunque algunos autores han querido ver el origen de esta fortaleza a principios del siglo VIII relacionado con el desembarco del jefe bereber Tarif ibn Malluk, o incluso mucho antes llegando a cuestionarse un posible origen fenicio-púnico, lo cierto es la edificación de este castillo se debe al año 960 cuando el califa de Córdoba Abderramán III, la manda construir para el control del Estrecho de Gibraltar y la defensa de la costa andaluza ante el peligro que suponía el avance hacia el Oeste del califato norteafricano de los Fatimíes, enemigos de los Omeyas cordobeses.

Así el control del paso del Estrecho se había convertido en un objetivo primordial para los contendientes, por lo que conseguir el castillo era fundamental. El momento cumbre de su historia según cuenta la tradición se produjo cuando Sancho IV el Bravo toma Tarifa a finales del siglo XIII y nombra a don Alonso Pérez de Guzmán alcaide de la Villa. La ciudad sería escenario de sucesivos ataques musulmanes, y en 1295 la presión militar musulmana provoca el cerco a la ciudad, de cuya defensa se izo cargo el propio Guzmán el bueno, lo que provocó el pese secuestro de su hijo y la amenaza de asesinarlo sino entregaba la villa. Este prefirió sacrificar a su hijo antes de entregar la población, heroica gesta que le valió como reconocimiento la imposición del nombre de Guzmán a la fortaleza.

Ahora bien, esta presión musulmana continuaría en las décadas sucesivas, si bien es cierto que de forma menos enérgica a partir de la victoria cristiana en la Batalla del Salado en 1340, tras el cual el castillo y la población comenzaron a vivir una época de cierta tranquilidad.

Ya bajo dominio cristiano, su delicada posición fronteriza determinaría la concesión de numerosas franquicias y exenciones a sus pobladores. El carácter fronterizo de Tarifa se mantendría durante la Edad Moderna, en un primer momento como plaza fuerte en la defensa de las costas meridionales españolas frente a los ataques de piratas berberiscos; y ya en el siglo XVIII como enclave militar frente a la posesión inglesa de Gibraltar.

La historia del Castillo continuó adecuándose a las peculiaridades de cada época hasta llegar a nuestros días en que hasta no hace mucho era sede de un cuartel militar. En la actualidad es propiedad del Ayuntamiento quien lo ha restaurado conservándolo como lugar eminentemente cultural.

ARQUITECTURA / ESTRUCTURA
De planta trapezoidal, los lados Norte, Oeste y Sur parecen conservar el trazado original del siglo X, con lienzos o paños murados con torres rectangulares, de poco saliente, que presentan en algún caso la existencia de taludes que refuerzan sus tramos inferior y medio.
 
Estos lienzos en época califal culminaban en una moldura recta o listel, sobre la que posteriormente se le practicó un adarve o camino de ronda y ya quizás en epoca cristiana se le añadieron unas almenas de merlones apiramidados.
En la parte central del castillo la zona más alterada es sin duda alguna, el frente oriental, cuyas torres rectangulares han desaparecido, levantándose en su lugar dos de grandes dimensiones que flanquean la puerta de acceso entre la fortaleza y la plaza de Sta. María. La primera de ellas es la situada en el lado Norte, una torre larga, de escaso relieve o saliente y aparejo complicado.