PARQUE NATURAL DE LA BREÑA
 
CASTILLO DE VEJER Y MURALLA URBANA
 

Cronología:
S. XV

Estilo:
Arquitectura militar medieval

Localización:
El Castillo de Vejer se encuentra situado en la zona central del recinto amurallado, concretamente en la calle de Ramón y Cajal de la localidad de Vejeriega.

Historia:
Fechado en el siglo XV, sobre la base de otro anterior de época árabe, responde a la necesidad de fortificación a la que la villa de Vejer se vió obligada por la lucha contra los musulmanes en el último tramo de la conquista cristiana. Desde la toma de Sevilla por el rey Fernando III en 1248, la Villa de Vejer sufrió innumerables ataques para su incorporación a la corona castellana. Así en el año 1262 es conquistada por las fuerzas cristiana, aunque poco después fue cercada de nuevo por Aben Yacob (1291) quien levantó su campamento ante el previsible ataque de Sancho IV.

Sin embargo en 1307 la villa sería cedida en señorío a Alonso Pérez de Guzmán, quien fortalecía las posesiones de la Casa de Medina Sidonia en la zona, y sobre el primitivo alcázar la familia Guzmán llevó a cabo un proceso de reconstrucción, que provocó que entre los siglos XIII y XIV, siguiendo un trazado irregular, al adaptarse a la orografía del terreno, las nuevas murallas abarcaran una superficie aproximada de 40000 metros cuadrados, estando flanqueadas por tres torres y cuatro puertas, quedando así el castillo situado en la parte mas elevada y sobre la base a la primitiva alcazaba musulmana.

En ese estado debió permanecer hasta que fue adquirido en el siglo XIX por don Pedro Muñoz de Arenillas, quien lo modificaría respetando tan sólo la antigua residencia de los duques de Medina Sidonia.

Arquitectura:
Su planta sensiblemente rectangular, posee casi veinte metros de ancho y sesenta y uno de largo. Destaca su puerta principal, del S. XI, que consiste en un Arco herradura enmarcado en un alfiz, a través de la cual se accede al patio principal y patio de armas, levantado a modo de pórtico, sobre los que corre el adarve y donde se sitúan tres bloques o altas torres vigías desde donde se divisan unas fantásticas panorámicas de Vejer de la Frontera y sus alrededores. Se trata de la Torre del Mayorazgo, la torres de la Corredera o también llamada de los Castrillones, y la de San Juan.

La privilegiada situación geográfica de Vejer y su dominio físico del entorno la convirtieron en el mejor emplazamiento para la defensa de la zona. La potencia de sus lienzos de muralla, la cuidada conservación de su perímetro y la espectacularidad de algunas de sus puertas y torres, con su camino de ronda y los merlones que forman sus almenas, hacen del paseo junto al entorno murado una de las más sugestivas recomendaciones al visitante.

En la actualidad su carácter defensivo se ha visto considerablemente alterado por el elevado número de vecinos que ha edificado sus viviendas en el interior, aunque todavía se reconocen algunos aspectos de lo que esta fortificación pudo ser.