PARQUE NATURAL DE DOÑANA
 
 

La gran extensión del Parque y cantidad de pueblos que se ubican en él, pero sobre todo la espléndida variedad de productos que se obtiene de la naturaleza, hacen muy difícil establecer un perfil gastronómico unitario que se identifique con todo el espacio natural. Su gastronomía ha destacado más por la calidad de sus materias primas y la proliferación de locales de alta calidad culinaria, que por unas características de sus platos que trascienda la tradición común andaluza de herencia romana y árabe.
 
De este modo, el pescado y el marisco se hace significativamente presente en los pueblos del litoral. Sanlúcar de Barrameda brilla de manera especial por las cualidades de sus mariscos, las gambas y langostinos que se pescan en esta zona han adquirido tal reconocimiento que podría constituirse en toda una Denominación de Origen. Los caracoles, la carne de caza, los espárragos, la miel, los piñones y las setas son especialmente característicos de las zonas más próximas al monte y el coto. 

Por el contrario, la marisma aporta anguilas, camarones, cangrejos y gran cantidad de arroz procedente del cultivo próspero de este cereal que permite las características húmedas de este ecosistema. Son quizá los guisos de arroz con alguno de los demás productos antes mencionados los que puedan identificarse como propios del lugar. Un buen ejemplo de ello es el muy frecuentemente cocinado arroz caldoso con almejas.
 
La alta protección del entorno de esta reserva natural no ha impedido por su parte el desarrollo de una agricultura de calidad, así, además del arroz, podemos poner en relieve a las extensiones de cítricos, olivares, fresales; plantaciones de arándanos, frambuesas o uvas. Igualmente la actividad ganadera ha estado presente con la cría de la vaca mostrenca, el cerdo y cordero.
Finalmente, es de obligada mención la calidad de los vinos de la zona representada en dos Denominaciones de Origen: La primera de ellas, D.O. Condado de Huelva, comprende a la actividad vinícola de 18 pueblos, de los cuales destacamos a Almonte, Bonares, Hinojos, Lucena del Puerto, Moguer, y Palos de la Frontera por pertenecer al propio Parque. 

En sus vinos se utilizan hasta seis variedades de uvas distintas, aunque la Zalema tiene un protagonismo indiscutible. La Manzanilla, vino correspondiente al segundo grupo, pertenece a la D.O. Jerez-Xérès-Sherry, y es una de las señas de identidad de la localidad de Sanlúcar de Barrameda. Se trata de un vino de color dorado o pajizo cuya graduación varía entre los 15% y los 19%, se toma frío en copa catavino y está especialmente recomendado para acompañar con ahumados, charcutería, patés, jamón serrano, mariscos, pescado horno y queso curado.

       
ver más fotos