PARQUE NATURAL DEL ESTRECHO
 
 

La conocida riqueza ornitológica de este Parque suele dirigir toda la atención hacia la variedad amplia de aves, especialmente migratorias, que pueblan este entorno y entre las que la cigüeña blanca (Ciconia ciconia), el halcón abejero (Pernis apivorus) y el milano negro (Milvus migrans) conforman las colonias más numerosas. No en vano casi 400 especies aves conforman la población de más de 300 millones de especies que puede apreciarse anualmente en el Parque. 

Sin embargo, se eclipsa de esta forma a otras especies que por su valor biológico merecen una mayor atención. La especie más emblemática del parque y casi un símbolo del mismo es precisamente un ave: el vencejo cafre (Apus caffer), presente de manera más acentuada en el noroeste del Parque, y más concretamente en la Sierra de la Plata. El vencejo cafre, que se alimenta de insectos voladores, es un ave que despierta especial curiosidad por su peculiar comportamiento. Se trata de una de las aves mejor dotadas para el vuelo, no sólo por su resistencia, sino porque es capaz de elevarse hasta los 2000 metros de altura y dormir en pleno vuelo. 

Por el contrario, no está muy dotada para la confección de nidos y suele aprovecharse del de otras aves. En el caso de nuestro Parque, suele buscar como la de la golondrina dáurica para apoderarse del nido quitando los huevos e incluso a los polluelos ya nacidos. Esta circunstancia ha hecho cambiar el hábito de la población de esta golondrina en el Parque, primero provocando que anidaran en los búnkeres abandonados y más tarde siendo expulsadas incluso de aquí. Esta especie de vencejo no debe confundirse con el vencejo moruno que también habita el parque y que es un ejemplo en la fauna compartida con el norte de África.
 
Otro numeroso grupo de especies que podemos hallar, aunque protegida por el fuerte descenso de su población, es el de las rapaces. El águila perdicera, el alimoche, los cernícalos comunes el halcón peregrino o el milano conforman los grupos más nutridos que podemos encontrar en las áreas rocosas de este espacio protegido. Su principal sustento ha sido tradicionalmente la abundante población de conejos, sin embargo, la caza de éstos ha disminuido su población y ha llevado a estas aves a alimentarse de los numerosos reptiles del parque. El lagarto ocelado (lacerta lepida) ha sido uno de los principales perjudicados por esta incidencia en la cadena alimenticia.
 
Además de las ya mencionadas, otras aves destacadas son, los chochines (Troglodytes troglodytes), la curruca cabecinegra, el frailecillo (Fratercula árctica), la garcilla bueyera (Bulbucus ibis), la garceta (Egretta garzetta), la garza real (Ardea Cinerea), el herrerillo común (Parus caeruleus), el mirlo común (Turdus merula), la oropéndola (Oriolus oriolus), los petirrojos (Erithacus rubecula), el pinzón vulgar (Fringilla coloebs) o el ruiseñor (Luscinia megarhynchos). También es lugar de paso y objeto de singular belleza para los aficionados al avistamiento de aves, el flamenco rosa.
 
Entre los reptiles dominan numerosas especies de largartijas y lagartos como la lagartija colilarga (Psammodromus algirus), la salamanquesa común (Tarentola mauritanica) o la salamaquesa rosada (Hemidactylus turcicus); y serpientes como la culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) o la culebra de escalera (Elaphe scalaris).
 
La fauna marina es otro gran grupo de especies sometidas a un mayor nivel de protección debido a la sobrepesca y a la contaminación. Una de las especies más disminuidas ha sido el mero (Epinephelus guaza). Entre los endemismos, además de los mencionados moluscos, la atención se ha dirigido hacia el salinete (Aphanius Iberus) que también figura en peligro crítico de extinción. El Estrecho es además un magnífico lugar para disfrutar del avistamiento de grandes mamíferos marinos como delfines y orc

       
ver más fotos