Castillo de Santiago
Cronología:

Fortificación del siglo XV, obra de Don Enrique de Guzmán.
Declarado Monumento Histórico Artístico en 1972 y Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento, está bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949 y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Estilo:
Gótico
Localización:

El castillo de Santiago se encuentra situado en el llamado Barrio Alto de la ciudad de Sanlúcar, en el extremo del antiguo recinto amurallado y lindando con un talud del terreno que servía de frontera defensiva. Su posición, en altura, permitía una estrecha vigilancia de la desembocadura del Guadalquivir y en consecuencia de los navíos que por allí transitaban.

Historia:

Su construcción, llevada a cabo con la idea de sustituir al antiguo alcázar que se encontraba casi en ruina, fue ordenada por don Enrique de Guzmán, séptimo señor de Sanlúcar y segundo duque de Medina Sidonia, en 1477, dándose por finalizada la obra un año despues.

En poder de los duques de Medina Sidonia hasta 1645, fecha en que pasó a propiedad real, sirvió de alojamiento a los Reyes Católicos durante la visita de estos a Sanlúcar, y ya durante los siglos XVIII y XIX fue acondicionado en varias ocasiones y destinado a varios usos, como por ejemplo cuando en el año 1736 fue convertido en cuartel, siendo posteriormente ocupado por las tropas napoleónicas y utilizado durante la Guerra Civil española como cárcel y prisión militar.

Arquitectura:


El castillo de planta cuadrada y realizado en piedra, sillería y argamasa, estaba circundado por una muralla de protección rematada con torreones también cuadrangulares en las esquinas y semicirculares en el centro de los lienzos de muralla.

En su ángulo noreste, en torno a un patio central, que fue modificado durante los siglos XVIII y XIX, se encuentra un torreón de mayores dimensiones, hecho de ladrillo, cuya bóveda está ornamentada con pinturas murales simulando cantería y dibujando una goticista bóveda estrellada, mientras que las pechinas muestran una ornamentación a base de segures enfrentados, motivo iconográfico que, según Barbadillo Delgado, fue el motivo heráldico que asumió Enrique de Guzmán, fundador del Castillo de Santiago. Este torreón, adosado a la hexagonal Torre del Homenaje, presenta planta cuadrada con uno de sus lados achaflanados debido a su unión con la citada Torre.

En la muralla figura la llamada Puerta de las Sirenas, primitiva puerta de acceso situada en el flanco este y que estaba conformada por una portada de trazas góticas con arco conopial en la cual sendas sirenas sostienen las armas de la Casa Ducal de Medina Sidonia, calderas de los Guzmanes y bandas de los Mendoza, y en la que apareció grabado el nombre su autor, Marinus de Nea (Marinus de Neapoli). Mediante ésta se llega a la azotea del torreón cuadrado, y tras atravesar su puerta gótica, se llega a un gran salón.
 
La obra más moderna del siglo XV es el cerco exterior o primer cercado de muralla, flanqueada de torres circulares.

En la actualidad, todo el conjunto se encuentra en restauración, pero ha sufrido un estado de abandono total que ha provocado la perdida de las almenas y de la bellísima balaustrada gótica de la azotea del salón de la Armería, de la que sólo quedan las bases de sustentación.