Murallas de San Carlos
Cronología:

Siglo XVIII

Estilo:

Arquitectura Militar

Localización:

Junto a la plaza de España, cerrando el ángulo del barrio del mismo nombre

Historia:

Los restos de murallas de San Carlos forman parte del conjunto de fortificaciones y amurallamiento del que fue dotada la ciudad de Cádiz tras el asalto inglés a la Bahía de Cádiz. Concretamente estas murallas están fechadas en la segunda mitad del siglo XVIII y forman parte de ideario de remodelación del puerto y fortificaciones de la zona que diseñó Juan Caballero.

Desde mediados del siglo XVI Juan Bautista Calvi había ya contemplado la realización aquí de uno de los tres baluartes que iban a defender al puerto, el denominado de San Felipe, que en 1560 se encontraba ya en uso, pero con el aumento del tráfico marítimo derivado del traslado de la Casa de Contratación de Indias, Ignacio Sala (1730) proyectó una reordenación de la zona, reformas que tras muchas discusiones y dificultades económicas no llegó a realizarse hasta 1765, siendo terminadas por el ingeniero militar Antonio Hurtado, cuando se decide construir un semibaluarte alrededor del barrio de San Carlos.

Este nuevo barrio construído sobre terrenos ganados al mar a finales del siglo XVIII, a iniciativa del gobernador de la ciudad, Conde O´Reilly, se hizo huyendo de todo lo que se consideraba superfluo -torres miradores, remates mixtilíneos, decoraciones pintadas, cerámicas, etc…-, buscando la armonía y uniformidad de las proporciones, tanto en la estructura de cada uno de los edificios como en su relación con los demás.

El motivo concreto de la construcción de las murallas fue defender la parte del puerto que iba desde la Puerta de San Felipe, al noroeste, hasta la Plaza del Carbón -hoy Plaza de España-, que se encontraba en desamparo frente a los frecuentes ataques marítimos. Así la construcción de esta defensa produjo espacios libres que propiciaron el que se levantaran en el mismo, edificaciones que terminaron por formar el barrio que recibió la denominación de San Carlos.

Parte de este conjunto fue destruido a inicios del siglo XX para construir el nuevo puerto, paseo de Canalejas y plaza de España, y también fueron abiertos dos grandes arcos para permitir el tránsito de vehículos.

Arquitectura:

Se trata de un semibaluarte compuesto por un lienzo de cara al mar y una serie de bóvedas, -concretamente un total cincuenta y cinco-, de medio cañón con plataforma superior localizadas de a cara a la tierra y rematadas por que fue concebido desde su origen para ser utilizado en tiempos de paz como almacenes. 

Posee una escalera situada en el quiebro de la muralla a la zona superior, y la disposición semicircular de algunas losas del pavimento dejan constancia de ciertas huellas que hablan de la ubicación de cañones.