Restos Arqueológicos de Carteia
Cronología:


Cronológicamente el yacimiento de Carteia hay que situarlo en época romana, concretamente en el año 171 a.c. cuando se convierte en la primera colonia latina fuera de Italia. Pero su origen es anterior tal y como constatan los restos arqueologicos encontrados, que hablan de la presencia fenicia en la zona.  Su uso llegaría incluso a época de dominación musulmana con la construcción de la Torre Cartagena, y posteriormente la Torre Rocadillo, levantada a finales del siglo XVI.

Localización:

Situada en el fondo de la bahía de Algeciras, casi en el Estrecho de Gibraltar, dentro del término municipal de San Roque.

Historia:

Carteia se trata de una ciudad romana de gran importancia, paso frecuentado por las culturas en la antigüedad. Su origen se remonta a los siglos VII y VI a.C. cuando los fenicios, en el desarrollo de su importante y civilizadora actividad comercial, se establecieron en una zona conocida como el Cerro del Prado, a unos 2 km. al noroeste de Carteia. 

Pero será realmente los descendientes norteafricanos de estos colonizadores fenicios, -cartagineses o púnicos-, quienes funden lo que hoy conocemos como propiamente Carteia. Eligieron para ello un promontorio de mayor extensión al que ocupaba la antigua ciudad, y cercano a la desembocadura del río Guadarranque, una magnífica situación para el control del Estrecho. 

A finales del siglo III a.C, y como consecuencia del fin de la guerra entre los cartagineses que dominaban el sur de España y los romanos, -las denominadas Guerras Púnicas donde los cartagineses perdieron todas sus posesiones en la Península a favor de los romanos-, los romanos decidirán instalarse en la zona, continuando su labor de asimilizacion de las comunidades indígenas que les llevó a la conquista de nuevas tierras, ampliando notablemente la ciudad mediante un proceso de monumentalización de la misma. 

Estos romanos, por tanto se mezclaron con la población autóctona del lugar. Pero la población nacida en Carteia no era reconocida por Roma como ciudadanos, por lo se vieron forzados a acudir a la propia Roma solicitando una solución a este problema, consiguiendo del Senado la concesión del título de Colonia Libertinorum en el año 171 a.C. y convirtiéndose así en la primera colonia latina fuera de Italia. Ya durante el S.I a.c. y como consecuencia del apoyo a Pompeyo en el enfrentamiento de éste con Cesar, la ciudad se vería seriamente perjudicada, perdiendo parte de los privilegios que hasta entonces les habían sido otorgados. 

A partir del s. VI d.C. serán los visigodos quienes se instalen en la ciudad volviendo a modificar su estructura e instalando alrededor del templo romano una necrópolis, hasta que las tropas árabes hacen acto de presencia en la zona a comienzos del siglo VIII, iniciándose desde esta zona la conquista de al-Andalus. 

Posteriormente, con la llegada de los ejércitos meriníes en el s. XIII se construyó un recinto llamado Cartaŷana, hoy conocido como Torre Cartagena, que no es más que una torre de vigilancia medieval. Estuvo en manos árabes hasta mediados del siglo XIV que fue tomado, tras dos días de asedio, por las tropas de Alfonso XI de Castilla.

La última construcción corresponde a la Torre Rocadillo, almenara de la línea de vigilancia costera de finales del s. XVI; y ya unos siglos después se ubicaron fortines próximos a la torre, que hablan del alto valor estratégico que ha mantenido el yacimiento a lo largo de varios milenios.

Arquitectura:

La ciudad de Carteia, en sus orígenes estuvo amurallada, por un gran muro con diversos torreones, ocupando una superficie de unas 30 hectáreas y dotado de los edificios y servicios necesarios de una gran ciudad. 

Destacaba su foro, situado en el lugar en el que se edificó el Cortijo de El Rocadillo, y que como en toda ciudad romana era el centro de la vida pública de la ciudad, en torno al cual se hallaban los templos en los que rendir culto a los dioses, como el gran templo, cuyos restos se conservan en el antigüedad y que seguramente fue edificado en época republicana. 

Asentado sobre una altar de época fenicia, este templo romano de Carteia estaba rodeado de columnas por tres de sus lados y elevado sobre un podium, al que se accedía a través de una gran escalinata. Posiblemente fue el templo en el que se rendía culto a la triada capitolina: Júpiter, Juno y Minerva. Alrededor del templo se denota la presencia de una necrópolis de época visigoda (siglo VI-VII d.c.) que posiblemente fue construída con piezas del propio templo romano. 

En el conjunto de Carteia también existían casas señoriales del tipo Domus, formadas por numerosas habitaciones, atrio y peristilo pavimentados con mosaico, y aljibes subterráneos para guardar el agua de la lluvia. Además se ha constatado la presencia de edificios termales, posiblemente construidos en torno al siglo I d.C y localizados en la parte baja de la ciudad. Estas termas son unos edificios de magnífica construcción y considerable tamaño, destinado no sólo al baño, sino que forman un verdadero complejo con espacios y estancias destinadas a las realización de ejercicios físicos, aseo personal, vestuarios, servicios públicos, piscinas de agua caliente, templada o fría, etc., que denotan la importancia de esta ciudad y el gran nivel económico que esta tenía. 

El recinto de Carteia pudo tener dos puertas de entrada, una que miraba a Calpe (peñón de Gibraltar) y otra hacia Algeciras, pero quizás hubo una tercera puerta que comunicara la ciudad con la zona portuaria en el río Guadarranque, aunque esto no esta confirmado. Lo que sí está claro, y podemos observar es la existencia de una puerta de entrada a la ciudad de época púnica. 

Por último destacan los restos de la muralla y la Torre del Rocadillo, baluarte de vigilancia construído a finales del s. XVI. Su planta cuadrada y su zarpa para adaptarse al desnivel del terreno le confieren un cierto aspecto medieval.