Castillo de la Mora
Cronología:

Siglo XII-XIII

Localización:

El castillo se encuentra en los alrededores de la laguna de la Janda, sobre la Loma de la Grulla, ubicada en las proximidades de la villa de Benalup y dentro del término municipal de Medina-Sidonia.

Historia:

El Castillo de Benalup es vestigio de las construcciones defensivas musulmanas levantadas entre los siglos XII y XIII para la defensa de la localidad, formando parte del sistema defensivo y de control de la Cora musulmana de Medina Sidonia. 

Aunque el municipio de Benalup es el más joven de la provincia de Cádiz, ya que fue en 1991 cuando se constituyó como entidad independiente de Medina Sidonia, el territorio presenta una ocupación desde tiempos prehistóricos. Concretamente el origen de esta fortaleza se remonta al periodo árabe-andalusí, cuando el lugar cobra interés con el establecimiento de una alquería con funciones mitad agrícolas, mitad defensivas, donde destacaría este castillo. 

Ya en el siglo XIII se produce la conquista cristiana de esta zona, primero a cargo de Fernando III el Santo y después de su hijo Alfonso X el Sabio. Pero la marcha de los andalusíes y la escasa repercusión repobladora debilitó el rumbo histórico del enclave, quedando muy pocos habitantes, la mayor parte de ellos en el castillo debido a su emplazamiento estratégico, hasta el año 1439 donde parece que el castillo y los territorios limítrofes son adquiridos por el consejo de Medina, aunque otros autores han señalado que fue donado al obispo de Cádiz en 1434. 

YA durante el siglo XX tuvo diferentes usos, como casa de labor o escuela rural, por lo que al amparo de su torre se levantaron algunas habitaciones. 

De la presencia árabe, que se extendió ente los siglos VIII y XIII, queda constancia en el propio topónimo de la localidad, “Ben Alud” y que significaría “hijo del lobo” o “hijo del amor” y en la actualidad el castillo ha sido denominado popularmente como la morita, nombre atribuido a la torre árabe de Ben Alup, testimonio del paso de esta cultura mora por esta zona, cuya invasión se produce en el 711.

Arquitectura:

Originariamente, el castillo estaba organizado en torno a un torreón central, flanqueado por cuatro cubos o torres menores, avanzadas y unidas por una cerca, a la que se accedía a través de unos escalones adosados al muro y una puerta estrecha y baja con un pronunciado dintel. 

En su interior se dispone una extensa cámara cubierta con bóveda vaída de ladrillo visto, bien conservada, en cuyo lateral se encuentra adosada al muro, una escalera de dos tramos rectos que asciende hasta la azotea, teniendo a medio camino una saetera y una ventana. Esta habitación es la única del torreón que recibe luz directa tanto por dicha ventana como por aspillera muy estrecha situada a unos tres metros sobre la puerta de entrada. 

El espacio bajo la escalera está sostenido por un arco de medio punto y permite aprovechar aún más el recinto.