Arco de la Pastora
Cronología:

Fue construido en época árabe, durante el periodo califal (S. X), y declarado Monumento Histórico el 3 de junio de 1931.

Localización:

Se encuentra situado en la plaza del mismo nombre, siendo uno de los accesos de la ciudad.

Historia:

El Arco de la Pastora es una de las tres antiguas puertas de la cerca o muralla de la Medina musulmana, levantada en el siglo X sobre una antigua fortaleza romana. Esta cerca circundaba la villa, y por encima de esta se situaba el alcázar y castillo de Medina.

Arquitectura:

Está compuesto por dos elegantes arcos, uno apuntado y el otro de herradura. La parte exterior descansa sobre robustas columnas romanas, mientras que el interior está formada por labrados sillares de piedra. De este mismo material, piedra berroqueña, es el dovelaje de sus arcos, quedando marcadas con diferente material la clave y la línea de impostas del arco. 

Uno de éstos arcos se halla tapiado, y en el hueco que se forma entre el vano de ambos, existe un retablo o altar bajo la advocación de la Pastora que guarda su imagen. 

Junto al arco se conserva un resto de lienzo de muralla con sus almenas y la base de una torre albarrana, cuya función sería posiblemente proteger y defender la entrada a la ciudad.