Castillo de Fátima o Cardela
Cronología:

Fortaleza construida por Omar Ben Hafsún en el S IX, tuvo también una etapa meriní. En manos cristianas por medio del Marqués de Cádiz en 1473, no fue tomada definitivamente hasta 1485, tras la caída de Ronda.

Estilo:

Arquitectura militar medieval

Localización:

Localizada en un extremo de la Sierra de Ubrique, a 4 kilómetros de distancia, concretamente en la Sierra conocida como Sierra de la Silla, al Oeste del municipio.

Historia:

El castillo o villa de Fátima, también conocido como fortaleza de Cardela, formaba parte de las fortificaciones levantadas por los musulmanes en la frontera occidental del reino nazarí de Granada. Dependiente administrativamente de la cora de Tukurunna, se encontraba cocretamente en una segunda línea de defensa del territorio, ejerciendo el control en el paso occidental al valle del río Ubrique, vigilando de este modo la parte del valle que discurría entre el Majaceite y el Guadalete. 

No sabemos cuándo pudo ser edificada esta fortificación, aunque cabe la posibilidad de que se tratase de un emplazamiento defensivo preislámico o, al menos, de una temprana época hispanomusulmana. 

Posiblemente se pudo fundar en torno al siglo IX, por orden de Omar Ben Hafsún, caudillo de una de las rebeliones contra el Emirato Omeya de Córdoba, y también se sabe que en el año 1293 fue entregado por el meriní Abu Yaqub al nazarí Ibn al- Ahmar como gratificación por su ayuda contra los castellanos. 

Cardela, por su privilegiada situación, fue siempre un punto de enfrentamiento entre tropas musulmanas y castellanas. Estuvo en manos musulmanas hasta el 11 de octubre de 1472 cuando fue tomada por las huestes de Don Rodrigo Ponce de León, lo que supuso un debilitamiento en el lado musulmán de la frontera, al dejar sin protección otras poblaciones cercanas. Pero tan solo un año después volvería a ser recuperada por el rey nazarí Abu I-Hassan, y ya en 1485 caería definitivamente en poder de los tropas cristianas otorgando al Marqués de Cádiz el Señorío de las Siete Villas, entre las que se encontraba esta villa y fortaleza de Cardela. 

El abandono de la fortaleza se puede remontar al año 1502 cuando con el repartimiento llevado en el Señorío en 1502, Cardela no se repobló quedando la fortaleza y villa despoblada y absorbida su población por la villa de Ubrique. 

Su actual nombre, castillo de Fátima, responde a su situación ya que esta en un paraje cercano a un humedal estacional, conocido como Laguna de Fátima.

Arquitectura:

De planta irregular, la fortaleza de Cardela se construyó adaptándose a la propia orografía del terreno donde se asentó, constituyendo la fortaleza en sí distintos paños de muralla. Poseía una primera entrada con ingreso a la diestra, flanqueada por una torre albarrana, de la que solo se conservan las mochetas, pero ninguna información que indique si fue adintelada o en arco. 

De ésta entrada se pasa a otra con ingreso directo en rampa cuya mocheta derecha se labra en la roca y la izquierda es de mampostería, y da acceso directo al recinto. 

Como técnica constructiva se empleó el uso de hiladas rellenas con mortero de cal, aunque en algunos casos también aparecía barro cocido como ripio pero no como material importante. Además no se aprecia más uso de la madera que en los mechinales necesarios para la colocación de andamios durante la ejecución de los muros, sobre todo para la construcción de los aljibes, dos de los elementos mejor conservados y localizados en la zona más alta del cerro, con profundidades desconocidas. Uno de estos aljibes presenta en su eje longitudinal un tipo de bóveda poco común construida con sillares y verdugas de ladrillo reguladoras.