Castillo de Torre Alháquime
Cronología:

Construído entre los Siglos XIII-XIV, fue declarado Monumento Histórico por el Decreto general del 2 de abril de 1949.

Estilo:

Arquitectura militar medieval

Localización:

Se encuentra coronando la colina sobre la que se asienta la población de Torre Alháquime, rodeado por el río Guadalporcún

Historia:

Aunque el origen de la villa puede remontarse a tiempos fenicios, la fortaleza es producto de la presencia árabe en el sur de Al-Andalus, allá por el siglo VIII, cuando es colonizada por musulmanes de origen bereber, que encontraron en ella un entorno parecido al de sus tierras de origen, las zonas montañosas del norte de África.

Incluso la propia denominación de la villa responde a ese origen árabe, ya que algunas interpretaciones señalan como su procedencia del vocablo latino Turris (torre) y al término musulmán Al- Haquim (el sabio o el letrado) hace alusión al jefe de la torre o alcalde árabe, quien debió ser un personaje respetado y sabio.

Pese a su tamaño, su ubicación estratégica en la frágil línea de separación de los reinos de Castilla y Granada, lo situó como un baluarte importante en la guerra de fronteras. De hecho, en 1327, la presión militar cristiana que había conseguido rendir la importante fortaleza de Olvera, obligó a los vecinos a abandonar la villa y buscar refugio en Ronda. Pero la dominación cristiana en Torre Alháquime fue efímera, siendo recuperada por los ejércitos nazaríes sólo seis años más tarde.

En octubre de 1407, será conquistada por las tropas cristianas de Olvera comandadas por Pedro de Zúñiga, en la campaña llevada a cabo por el infante Don Fernando. Tras su incorporación a la corona castellana continuó con su función defensiva realizándose algunas reparaciones necesarias.

A su uso como baluarte defensivo hemos de sumar su empleo como cementerio, aunque en la actualidad es una zona de recreo para disfrute de todos desde donde se puede apreciar el hermoso paisaje  de la campiña torreña y todos sus alrededores.

La localidad de Torre Alháquime estuvo muy vinculada a su castillo, y prueba de ello es cómo se incorporó esta referencia a las armas de la villa donde cuyo eje central será una torre donjonada. Desde 1856 en adelante a la torre donjonada se sumó la bandera con dos perros atados a una puerta que es su escudo actual.

Arquitectura:


Este baluarte presenta unas dimensiones pequeñas, adaptándose al terreno donde se ubica. En la actualidad su estado es ruinoso, pues sólo se conservan algunos restos de sus torreones, parte de sus muros y la puerta de entrada a la plaza de armas en la que se levanta la iglesia parroquial. 

El antiguo patio de armas se ha convertido en un espacio de ocio y esparcimiento con la creación del llamado Parque de las Antiguas Murallas.