Palacio de los Duques de Medina Sidonia
Cronología:

Levantado sobre una antigua fortaleza musulmana, data del siglo XV, aunque ha sufrido numerosas reformas a lo largo del tiempo. Fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1978.

Estilo:

Renacentista

Localización:

Localizado en la Plaza Condes de Niebla, justo en el borde de la barraca natural que divide el Barrio Alto del Barrio Bajo, junto a la Iglesia de la O.

Historia:

El palacio que hoy vemos es resultado de múltiples ampliaciones y reformas realizadas a lo largo de siglo. Construido posiblemente sobre una pequeña y antigua fortaleza almorávide, conocida como Castillo de las Siete Torres, pertenece a al Ducado de Medina Sidonia desde que en 1297 Fernando IV otorgó a Alonso Perez de Guzmán, Conde de Niebla, la posesión de la villa por su actuación en el enfrentamiento contra los musulmanes.

Elegida por los Duques como capital de sus dominios, fue utilizada como residencia y todavía hoy continúa perteneciendo a la familia ducal, conservando no sólo un rico patrimonio artístico sino también un importante patrimonio documental, pues recoge un importante archivo, considerado como el archivo más grande de Europa, que da testimonio no solo de las múltiples actividades realizadas por esta importante familia, sino también de sus posesiones, que durante los siglos XVI y XVII, abarcaban desde Murcia hasta Huelva así como algunos territorios en Italia, y que fueron mandados copiar por miedo a que desapareciesen de sus respectivos archivos

Arquitectura:

Salvo las magníficas rejas y barandillas de hierro forjado que cierran ventanas y balcones, como la "Reja de la Pendencia", obra del siglo XV y estilo manuelino encargada junto con otras tres hoy desaparecidas; la fachada del palacio refleja una gran sobriedad de líneas y escasos elementos ornamentales, pudiendo destacar por ejemplo un escudo de la casa de Austria. 

A través de un gran patio abierto que sirve de entrada, se pasa al interior, donde encontramos una gran escalera con baranda de hierro forjado que da acceso a  los bellos salones palaciegos, decorados con bellas pinturas de artistas europeos y elegante mobiliario barroco, como por ejemplo su Biblioteca de ambiente decimonónico. De la residencia destaca además su amplio jardín de profunda tradición árabe.