Alameda de Apodaca
Cronología:  
Siglo XVII-XVIII
Estilo:
Localización:
Situado frente a la Bahía, ocupa todo el espacio comprendido entre la muralla de San Carlos y el Baluarte de la Candelaria.
Historia:
Este paseo de la Alameda Apodaca, uno de los más característicos de la ciudad de Cádiz, se encuentra ubicado en una idílica situación frente a la bahía. Su origen se remonta a 1617 cuando antiguo paseo denominado Caletilla de Rota fue reformado. 

Así en 1750 se construyó en ella un salón barroco y ya en 1840 se remodeló casi en su totalidad, según proyecto realizado por Manuel Bayo y bajo la dirección del arquitecto D. Juan de la Vega, cambiando su denominación a Salón Cristina. 

Su estado actual es obra de Juan Talavera (1926) quien siguiendo el gusto ecléctico del regionalismo, mediante una variada sucesión de salones decorados con cerámicas sevillanas y elementos de forja, consiguió una de sus creaciones más afortunadas al puro estilo andaluz.
Arquitectura:


Este amplio paseo es uno de los paseos más antiguos de la ciudad. Formado por calles empedradas de losas dispuestas formando dibujos geométricos, posee una variada y frondosa vegetación compuesta de diferentes especies vegetales, entre las que destaca los grandes ficus situados junto al Baluarte de la Candelaria. 


Completa su decoración cerámica vidriada y forja, destacando fundamentalmente el diseño de las farolas que iluminan tan bello paseo, y la presencia de diferentes piezas escultóricas que se suceden a los largo del recorrido; como un busto del diputado iberoamericano Ramón Power y Giralt, ilustre marino, diputado de Puerto Rico y vicepresidente de las Cortes de Cádiz de 1812; o también un magistral monumento al Marques de Comillas, obra de Antonio Parera inaugurado en 1922 que representa la unión marítima entre España y América.