Torre de Castilnovo
Cronología:  

Siglo XVI

Estilo:

Arquitectura Militar

Localización:

Se encuentra localizada a unos 2 Km. de Conil, en un amplio espacio descubierto que denominado como el Prado, en la frontera de la playa de Conil

Historia:

A finales del siglo XVI, se levantaron a lo largo de toda la costa andaluza un sistema de Torres Vigía o de observación que situadas en puntos estratégicos y entrelazadas entre ellas, permitían un dominio visual y comunicativo.

Dichas atalayas o torres almenaras, cuyo nombre proviene de las hogueras que se encendían a modo de comunicación visual, proporcionaba un mayor control del frente marítimo y terrestre, salvaguardando de posibles ataques y proporcionando recursos económicos fundamental al servir como medio de reconocimiento de recursos pesqueros, mezclando de este modo las funciones militares con las económicas.

Concretamente en la costa conileña se levantaron cuatro de estas pequeñas torres de vigilancia, de la que la de Castilnovo es la más importante. No debemos olvidar que Conil de la Frontera, es un núcleo urbano abocado al mar, con una tradicional actividad pesquera y almadrabera que se remonta incluso hasta los fenicios, romano y visigodos, quienes por la explotación de las ricas pesquerías de atunes, se instalaron en este puerto, llegando a convertirlo en uno de los más importantes de la zona.

La torre de Castilnovo fue mandada construir en el siglo XVI por el duque de Medina Sidonia, con el objetivo principal de servir como instrumento para vislumbramiento de atunes, aunque poco a poco también adquirió función defensiva como atalaya. Así se mantuvo durante muchos años, hasta que el maremoto de Lisboa de 1755, que también afectó y se hizo notar en la provincia de Cádiz, la destruyó parcialmente.

Arquitectura:

Esta Torre de Vigía, formaba parte de un recinto amurallado o pequeña fortaleza. De alto fuste cuadrangular, cuya altura llegó a rozar los 15 metros, se levantó en una zona cercana a la Almadraba, con el objetivo de gozar de un mayor dominio visual.

Labrada en piedra ostionera, con sus esquinas reforzadas con sillares, estaba compuesta de dos cuerpos de similares dimensiones perforados por mechinales, con un parapeto utilizado para la defensa y que se localizaba en la azotea o terrado.
Mientras que en el cuerpo inferior y a escasa altura, se localizaba la entrada a la torre, y una vez en el interior a través de una escalera de sección circular situada en la parte posterior se alcanzaba la planta primera.

Una característica peculiar de esta Torre era que los muros que miraban hacia el mar, tenían abiertos tres vanos, siendo el central de mayor tamaño que los otros dos, lo que le confería aún más visión